Asesinos de las mascarillas

https://imagenes.20minutos.es/files/og_thumbnail/uploads/imagenes/2020/04/05/una-mujer-lleva-mascarilla-en-el-autobus.jpeg

¿El requisito de llevar mascarillas en público para evitar la propagación del coronavirus podría hacer más daño que bien a la salud de las personas?

Un neurocirujano retirado asegura que sí, apuntando a estudios que encontraron que usar mascarillas por períodos prolongados puede causar serios efectos secundarios.

En un artículo publicado por Technocracy News, el Dr. Russell Blaylock escribió que los efectos secundarios del uso prolongado de una máscara facial “pueden variar desde dolores de cabeza, a una mayor resistencia de las vías respiratorias, a la acumulación de dióxido de carbono, a la hipoxia, hasta complicaciones graves que amenazan la vida”.

Los efectos secundarios difieren entre las máscaras quirúrgicas de tela o papel y las máscaras de respiración N95 porque la N95, al ser un filtro más eficaz, también limita la respiración en mayor grado, y por lo tanto se asocia más comúnmente con los dolores de cabeza, informó Blaylock

Destacó un estudio de 212 trabajadores de la salud a los que se les pidió que informaran sobre la presencia de dolores de cabeza mientras usaban la máscara N95, incluyendo la duración del dolor de cabeza, el tipo de dolor de cabeza y si la persona tenía dolores de cabeza preexistentes. El estudio determinó que alrededor de un tercio de los trabajadores desarrollaron dolores de cabeza al usar la máscara N95, la mayoría tenía dolores de cabeza preexistentes que empeoraban con el uso de la máscara, y alrededor de tres de cada cinco necesitaban medicación para el dolor para aliviar el dolor de cabeza.

Y aunque las tiras apretadas o la presión de la máscara se consideraron como causas potenciales, las pruebas señalaron que los dolores de cabeza eran causados por la reducción de la oxigenación de la sangre, o un aumento del dióxido de carbono en la sangre.

“Se sabe que la máscara N95, si se usa durante horas, puede reducir la oxigenación de la sangre hasta en un 20%”, escribió Blaylock. Esto, dijo, “puede llevar a una pérdida de conciencia, como le sucedió al desafortunado compañero que conducía solo en su coche con una máscara N95, causando que se desmayara, y que chocara su coche y sufriera lesiones. Estoy seguro de que tenemos varios casos de personas mayores o de cualquier persona con una función pulmonar deficiente que se desmayan y se golpean la cabeza. Esto, por supuesto, puede llevar a la muerte”.

Un estudio más reciente de 159 trabajadores de la salud entre 21 y 35 años de edad encontró que el 81% desarrolló dolores de cabeza por el uso de máscaras faciales, hasta el nivel en que su desempeño laboral se vio afectado.

Y un tercer estudio midió el oxígeno en la sangre de 53 cirujanos usando un oxímetro antes y después de la cirugía.+

https://thumbs.dreamstime.com/b/mascarillas-de-la-mujer-que-llevan-y-del-hijo-43561856.jpg

“Los investigadores encontraron que la mascarilla redujo los niveles de oxígeno en la sangre (pa02) significativamente. Cuanto más tiempo se use la máscara, mayor será la caída de los niveles de oxígeno en la sangre”, escribió Blaylock.

El potencial de las mascarillas para reducir los niveles de oxígeno en el portador es importante no sólo porque esto puede llevar a un desmayo, sino también porque los niveles de oxígeno más bajos se han relacionado con la reducción de la inmunidad natural.

“En esencia, la máscara puede muy bien ponerle en un mayor riesgo de infecciones, y si es así, tener un resultado mucho peor”, escribió Blaylock.

Poco se sabe definitivamente sobre la eficacia del uso de las máscaras para controlar la propagación de COVID-19 porque aún no se han realizado estudios específicos sobre el coronavirus y el uso de las máscaras.

Desde el comienzo de la pandemia se ha asumido que el coronavirus se comporta como otros virus respiratorios tanto en términos de propagación como de síntomas. Sin embargo, el Dr. Blaylock señala un estudio de 2012 titulado “El uso de máscaras y respiradores para prevenir la transmisión de la gripe: Una revisión sistemática de la evidencia científica”, que examinó 17 de los mejores estudios en el campo y concluyó: “Ninguno de los estudios estableció una relación concluyente entre el uso de máscaras y respiradores y la protección contra la infección de la gripe”.

https://babygest.com/es/wp-content/uploads/2015/02/sintomas-comunes-de-embarazo-670x285.png

También destaca que tanto el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) como la Organización Mundial de la Salud recomendaron inicialmente que sólo los que ya se sabe que están infectados con el coronavirus deben usar una máscara, para limitar la propagación a otros, una política que se considera una buena práctica también en otras enfermedades.

“Cuando una persona tiene tuberculosis, le hacemos llevar una máscara, no toda la comunidad de no infectados”, escribió Blaylock. “Las recomendaciones de CDC y la OMS [de que todo el mundo se ponga una mascarilla] no se basan en ningún estudio sobre este virus y nunca se han utilizado para contener ninguna otra pandemia o epidemia de virus en la historia”.

El consejo actual que se da en el sitio web de la OMS sigue siendo no usar máscaras a menos que se tenga el virus y se corra el riesgo de infectar a otros, o de cuidar a los que puedan estar infectados con el coronavirus.

Un vídeo informativo de la OMS titulado “¿Puede el uso de una máscara protegerte contra el coronavirus?”, aconseja: “Las máscaras médicas no pueden proteger contra el nuevo coronavirus cuando se usan solas. Cuando se usan, deben combinarse con la higiene de las manos y otras medidas preventivas”.

“La OMS sólo recomienda el uso de mascarillas en casos específicos”, continúa el video. “Si tiene tos, fiebre y dificultad para respirar, debe usar una máscara y buscar atención médica. Si no tiene estos síntomas, no tiene que usar máscaras porque no hay pruebas de que protejan a las personas que no están enfermas”.

GOBIERNO ASESINO

¡Gobierno, asesino!”, el grito que quiso evitar Pedro Sánchez

La ausencia del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el funeral organizado por la Conferencia Episcopal Española para recordar a las víctimas del Covid-19, es uno de los mayores actos de desprecio que se recuerdan a los fallecidos de la tragedia sanitaria más importante que ha sufrido España. Así de claro y de sencillo.

No era una cuestión de religión, daba igual quien lo organizara, sino de respeto, de humanidad, de empatía emocional con quien tanto ha sufrido por esta pandemia. Pero para este presidente, que todo tiene una lectura en términos de márketing, de propaganda, de control de los riesgos hacia su imagen, era muy peligroso salir a la calle y tener que escuchar lo que estaba claro que iba a oir.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con el de Portugal,

Pero gobernar no es solo estar encerrado y protegido tras los muros de la Moncloa, controlando las ruedas de prensa y las preguntas de los periodistas, o sencillamente no dar la cara como hizo el Gobierno en el último consejo de ministros. O lo que es peor, sometiendo a la población española, confinada en sus domicilios, al Aló presidente de cada fin de semana.

Gobernar es aguantar que te critiquen, que te griten por la calle, que cuestionen lo que has hecho, y mucho más si tú gestión, negligente y responsable, se ha traducido en más de 28.000 muertos, o 40.000 como dicen los registros civiles de defunciones. Qué se lo pregunten a Aznar tras el 11-M o a Rajoy con el ébola, un perro muerto y 22 manifestaciones.

Pero, aunque desapareciera del mapa español y se fuera a Portugal, la gente no olvida, y cuando finalizó el funeral, el pueblo alzó la voz en la explanada de la Catedral de La Almudena: “¡Gobierno, asesino!”, “Justicia”, “¿Dónde están los muertos?“. Se esconda donde se esconda, vaya donde vaya, este grito pidiendo justicia le acompañará, a él y a Pablo Iglesias, durante toda su vida política.

 

Una moción de censura

| Un estado de alarma que suspende inconstitucionalmente derechos fundamentales y libertades públicas (libertad de circulación, derechos de reunión y manifestación, libertad de culto, utilización de la censura previa en las ruedas del presidente del Gobierno, limitación de la función de control parlamentario, control gubernamental de las telecomunicaciones, limitación de la propiedad privada y del ejercicio empresarial); un Gobierno que anima a la gente a ir a manifestaciones con riesgo cierto de infección de la pandemia más grave del siglo; un Gobierno que luego oculta las muertes, falsea las cifras estadísticas de los contagios y se niega a declarar el luto nacional con más de 20.000 muertos a la espalda (que se sepa); un Gobierno que prohíbe a las familias sacar a sus mayores de las residencias, despedirse de sus personas queridas en el momento de la muerte, velar su cadáver y darle inmediata y digna sepultura y que, además, avisa que en el futuro enviará a los asintomáticos a lugares de confinamiento o de concentración; un Gobierno que aprovecha la crisis para alterar la constitución material del régimen e introducir cambios en él o provocarlos (el vicepresidente pide la República y se cuela en los servicios de inteligencia antes vetados a él); un Gobierno que quiere amordazar la crítica con la excusa de luchar contra los bulos (la triste y sempiterna cantinela de todas las dictaduras que en el mundo han sido); un Gobierno que utiliza el Centro de Investigaciones Sociológicas para inducir en la opinión pública la manera de limitar la libertad de expresión y el derecho a la información; un Gobierno que pone a la Guardia Civil a su servicio político y partidista (no al servicio del interés general) y un general de la Guardia Civil que confiesa en rueda de prensa que el Instituto trabaja ya para “minimizar” el clima contrario al gobierno (¿dónde queda el cumplimiento del artículo 103 de la Constitución que impone la objetividad y el interés general?); una avalancha chapucera y grotesca de contrataciones fake, opacas, escandalosas de materia sanitario; una desasistencia material infame de nuestros médicos, enfermeras, ATS, camilleros, celadores y demás personas sanitario; unas torpes medidas sociales que están dejando al país sin economía y sin futuro…a qué seguir.

https://statics.vrutal.com/m/6a5e/6a5edc98c468a72c7a27b354036a4602_thumb_fb.jpg

¿Faltan razones objetivas para que toda la oposición de centro-izquierda, centro, centro- derecha y derecha tenga la valentía de unirse en una moción de censura? Ya; ya sabemos que no salen los números; pero sería un aldabonazo con el que romper la sordera de muchos medios de comunicación a cualquier crítica del gobierno y de hacer llegar la voz de los españoles al tablero internacional. Tenemos que dar la voz de alarma. Los estados democráticos europeos y occidentales tienen que saber lo que está pasando en España, que no es otra cosa que una descomposición vertiginosa de la democracia y la instalación en el oeste peninsular del continente de un régimen de corte chavista.

El artículo 116 de la Constitución española no impide que durante la declaración del estado de alarma se pueda presentar una moción de censura. La ley y orgánica 4/1981, de 1 de junio, de los estados de alarma excepción y sitio señala, antes al contrario, en su artículo primero apartado 4 que “la declaración de los estados de alarma, excepción y sitio no interrumpe el normal funcionamiento de los poderes constitucionales del Estado”. Por lo tanto, ningún inconveniente constitucional para plantearle una moción de censura a un gobierno que llegó al poder mediante otra.

El artículo 113 de la Constitución señala que el “el Congreso de los Diputados puede exigir la responsabilidad política del Gobierno mediante la adopción por mayoría absoluta de la moción de censura”. Esta debe ser propuesta por la décima parte de los diputados y debe incluir un candidato alternativo a la presidencia del gobierno, que no necesariamente tiene que ser diputado. Debe ser aprobada por la mayoría absoluta. El promotor no puede plantear otra en el mismo periodo de sesiones. Como la moción se diseñó en la Constitución para que no saliera fácilmente adelante, es prácticamente imposible que prospere. Pero la finalidad constitucional y política de la moción de censura, cuando es constructiva, no es solo provocar el cambio de gobierno, sino que también es una manera, la más radical si se quiere, de ejercer su control político parlamentario en un momento excepcional de la vida nacional como este.

https://static.diariosur.es/RC/201501/28/media/cortadas/pedro-sanchez--575x323.jpg

Que España sea el peor país del mundo por millón de habitantes en número de contagios ya sería suficiente; que los sea además por la imprevisión la frivolidad, el sectarismo y la ineptitud del gobierno, también; pero lo más grave es que están suspendiendo derechos y libertades de los españoles y aprovechando la tragedia de la pandemia para mutar un régimen por otro.

El artículo 104.1 de la Constitución obliga a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, bajo la dependencia del gobierno, a proteger el libre ejercicio de los derechos y libertades. La mera declaración del General debería provocar la dimisión fulminante del Ministro del ramo.

Europa debe saber lo que está pasando en España. Y la manera de romper la barrera del silencio es la moción de censura.

¿Asistir y dar cobertura al gran fake político de esa enorme cortina de humo que serían unos imposibles pactos de la Moncloa? ¿Legitimar con la presencia de la oposición el mayor recorte de las libertades de los últimos cuarenta años y  la mutación del régimen político?

Seamos serios. Pidamos lo imposible. Frente al engaño, debe triunfar la verdad. 

https://antoniasoy.files.wordpress.com/2020/05/f0ce5-the_emperor.jpg

Gobierno mundial

A la gobernanza mundial satánica tras la cortina tan sólo le queda una pieza por mover para culminar su milenario anhelo de control y dominación absolutos. A pesar de que hoy en día el poder real, tras la mascarada democrática, descansa en lo que se conoce como el deep state (el estado profundo – unas pocas familias judías de origen jázaro, no semita: los ashkenazis), aún no pueden ostentar dicho poder sin los distintos disfraces que utilizan para pasar desapercibidos a ojos del rebaño humano que se cree que el poder reside en las urnas electorales. Dichas caretas tras las que se oculta la élite global son:

-1- EL DINERO

El control del sistema financiero mundial a través de la fabricación de la divisa del dólar sustentada en el petróleo de los países de la OPEP, el petro-dólar. EEUU obligó a los miembros de la OPEP a vender el petróleo sólo a cambio de dólares (en 1975), lo cual significa que la casta parasitaria dueña de la FED (reserva federal americana)  puede inundar, a su gusto, el mundo de billetes y someter a todos los países en base a las impagables deudas que se derivan de los créditos infinitos que se ven obligados a contraer con ellos para sustentar el cadáver de lo que llaman “el democrático estado del bienestar”.

-2- LA INFORMACIÓN Y LA CULTURA

El control de los flujos de información y de la industria del entretenimiento. Un pequeño grupo de empresas, todas propiedad de esa diminuta casta de judíos jázaros no-semitas (los ashkenazis), controla la información del mundo que el ganado humano debe consumir con vistas a que no se entere de nada. Igual pasa con la cultura que el rebaño debe adoptar, para conseguir degradarlo al máximo, siendo Hoolywood (propiedad de judíos jázaros no-semitas) uno de los principales focos de donde mana toda esa ponzoña. En concreto, les gusta mucho promocionar la violencia gratuita y el sexo libre, abierto y sin restricciones morales.

-3- LOS LOBBYS DE INFLUENCIA

Todo tipo de lobbys de influencia para tratar de normalizar todo aquello que contraviene a la naturaleza. Para subvertir la moral tradicional e imponer un ambiente cultural degenerado, tuvieron que idear cosas inconcebibles por las sociedades sanas hace tan sólo 50 años. Tuvieron que inventarse las ideologías del género y los feminismos. Los ideólogos y principales cabecillas de ambas doctrinas fueron, y son, por supuesto, judíos-jázaros-ateos y no semitas. Con la doctrina feminista lograron convencer a la mujer de que su felicidad estaba en olvidarse de ser madre y en gozar de la vida sin restricciones ni cargas familiares. Para ello la convencieron de que, desde el alba de los tiempos, estaba siendo oprimida por los hombres, algo descabellado, pero que hoy en día casi todas se lo creen, y por tanto debía ganar su libertad a través de su independencia económica, compitiendo en situación de igualdad con el hombre en el mercado de trabajo. La consecuencia: caída libre de la natalidad en las democráticas sociedades occidentales. Y las que cometen la temeridad de pretender compatibilizar ambas cosas (maternidad y trabajo), es acosta de abusar de los abuelos, y de no poder darles a los hijos el calor de madre que se merecen las criaturas.

En cuanto a la doctrina de género, se trata de algo realmente pernicioso, pues pretende que el ser humano se olvide de lo biológico, y asuma su identidad sexual según una ideología, la cual preconiza que el sexo biológico es una imposición esclavizante, y por tanto, para ser libre, el hombre debe deconstruir esa imposición natural y construirse a sí mismo de nuevo según los dictados de su libre albedrío, según los caprichos de su propio ego, es decir, se trata pues de la promoción, a escala social, del trauma y la psicopatía. No fue suficiente con sacar del armario a la depravación sodomita hasta conseguir que todo el mundo la aceptara como algo bueno, sano y decente, había que ir un paso más hacia la consumación de la abominación desoladora, había que convencer a todo el mundo de que la única moral reside en el disfrute de la vida sin restricciones, sin dañar a nadie, claro, y que todo lo que no sea dar rienda suelta al placer, sin mirar el sexo de a quién te folles, origina una frustración que, al no desinhibirla, se traduce en todo tipo de trastornos mentales (que buen trabajo hizo Freud, otro judío-ateo y no-semita). ¡Fuera con el corsé de lo biológico y de la moral tradicional conforme el hombre se condujo durante milenios!, hemos avanzado y ahora ya nada nos impide ser libres de verdad mediante la exploración de los límites del disfrute de la vida, pues es muy corta y hay que aprovecharla a tope antes de que se cierna la nada tras la muerte. Los estragos de esto son evidentes, sobre todo en la juventud. Hoy en día los jóvenes se enamoran de la persona, sin mirar el sexo (“género”, según los ideólogos de esa perniciosa doctrina), con que cada cual se identifique. Ahora podemos ser lo que queramos, hombre, mujer, LGTB+, neutro, fluido, etc, y así no ponerle barreras al disfrute que nos aporta el descubrimiento de sensaciones nuevas, antes proscritas por los convencionalismos de la moral tradicional. Para el decadente hombre moderno, salir de su zona de confort y explorar cosas nuevas en el ámbito sexual, se ha convertido en todo reto de lo más emocionante, al que se lanzan con desmesura, no vaya a ser que se les tache de tener una mente “poco abierta”. En definitiva, lo que vemos hoy en día es una juventud risueña que disfruta mucho de la vida, que folla mucho, pero que son unos completos desgraciados al haber perdido de vista la guía hacia su sí mismo trascendente y luminoso por el anquilosamiento de sus desbocados egos.

Pero esos gozos mundanos no van a durar ya mucho

Pero esos gozos mundanos no van a durar ya mucho. Decíamos que a la élite globalista aún le queda una pieza por mover para poder exponerse abiertamente como los amos y señores de este mundo, sin necesidad ya de la cobertura que les brinda la democracia. El jaquemate definitivo a la humanidad será la tercera guerra mundial entre el bloqe atlantista (EEUU-EUROPA-Y ALIADOS) contra el bloque emergente RUSIA-CHINA-Y ALIADOS.

El pasado día 15 de mayo, Vladimir Putin afirmaba lo siguiente con respecto al asunto del acuerdo nuclear iraní, el cual fue roto unilateralmente por EEUU hace un año para poder reanudar sus sanciones al país persa.

RusiaToday – 15 de mayo de 2019

“Rusia no es un equipo de bomberos, no podemos salvarlo todo”

iran4

Las hordas de niñatos descerebrados cuyo único propósito vital es disfrutar mucho de la vida no lo sabe, pero si aún pueden seguir follándose entre ellos sin restricciones es gracias a este señor, el presidente ruso Putin. Son varias las ocasiones en que frenó el desencadenamiento de una guerra a escala global, que sería nuclear por supuesto, con lo cual, si no es por él, el mundo hoy sería un páramo desolado donde los supervivientes, en la primera etapa tras las hostilidades, se hubieran visto abocados al canibalismo para poder sobrevivir. En el escenario Sirio pudo saltar la chispa en dos ocasiones, que sepamos:

  • Cuando Obama dijo al mundo en una pomposa intervención televisiva que EEUU había decidido atacar Damasco, porque Bashar al-Assad era muy malo. Lógicamente se tuvo que bajar los pantalones ante el oso ruso, cuando le dejaron claro que Siria era una línea roja para Moscú y que no iban a dejarla caer sin guerrear a muerte, con bombazos atómicos si hiciera falta. Bien, tras pensarlo mejor, no hubo ataque de EEUU. Lo único que le quedaba a EEUU y a su dueño, el criminal estado de Israel, es seguir enviando a los mercenarios de ISIS para lograr el tan anhelado cambio de régimen.
  • Otra ocasión peliaguda fue cuando Turquía (miembro de la OTAN) derribó un caza de combate ruso en la frontera con Siria. Fue, evidentemente, una provocación a Putin, para que éste, movido por la calentura del momento, asestara un golpe de réplica, justificándose así una intervención de la OTAN en Siria contra Rusia, por su apoyo al malvado, según occidente, Bashar. Hubiera sido la hecatombe. Pero Putin es zorro viejo, y finalmente, sin conflicto global, pudo imponerse en Siria y, además, atraer a su zona de influencia a la misma Turquía. Chapó, mr. Putin.

iran7.jpg

Sin embargo, una gran guerra nuclear a escala global es inevitable, y Rusia lo sabe. Como buen cristiano ortodoxo, Vladimir Putin conoce a la perfección todo lo relativo a la escatología cristiana, que es similar a la escatología islámica, con respecto a estos tiempos finales previos a la consumación de la historia. Sabe que antes de la segunda venida de Cristo, bajo cuyo amparo se restablecerá el bien y la justicia en el mundo, alguien surgido de entre el “pueblo elegido” suplantará su identidad, haciéndose pasar por el auténtico mesías; será el anticristo que los cristianos esperan, el Dajjal del que habla la tradición islámica y, por supuesto, será al que la mayoría de los judíos y no judíos (los goyim, el ganado) reconozcan como su esperado mesías, en el caso de los primeros, y como un líder justo que traerá la paz y la seguridad mundial tras la desolación de la guerra, para los segundos. No olvidemos que ellos, los “elegidos” no  reconocieron al auténtico mesías, y aún siguen esperando al líder que los conducirá otra vez a ser el poder hegemónico mundial, como en los tiempo del rey-profeta Salomón. Para lograr esa hegemonía largamente anhelada, sin necesidad ya de ocultarse tras la impostura democrática, necesitan destruir los polos del poder aparente actual, centralizados por una parte en el eje atlántico (EEUU-EUROPA-ALIADOS), y por otro el bloque de RUSIA-CHINA-ALIADOS. Tras la devastación que se avecina, el mundo se reducirá mucho a  nivel poblacional, y por tanto les resultará mucho más manejable.

iran8

¡ La juventud de occidente intentará hacerse un selfi, antes de quedar achicharrados !

El 80% de la población mundial sucumbirá en la gran guerra nuclear y durante sus posteriores estragos. Las ciudades que no sean arrasadas por un impacto directo se convertirán en un auténtico infierno, donde las hordas de desesperados primero arrasarán con los supermercados en busca de alimento, y luego comenzará el saqueo casa por casa de bandas descontroladas en búsqueda de algo que echarse a la boca, para finalmente incurrir en el canibalismo generalizado. ¿No han visto esas películas de zombis que tanto le gusta a Hollywood producir? Bien, ellos saben a la perfección lo que va a ocurrir.

iran5

HOLLYWOOD LO SABE

Tras la desolación, las naciones serán abolidas, estableciéndose una gobernanza mundial única con centro en Jerusalén. Los dirigentes supervivientes de los distintos países lo verán bien, ya que se trata de una ciudad sagrada por las tres grandes religiones monoteístas, y los ateos y agnósticos no pondrán trabas a que sea dicha ciudad el nuevo polo del poder con vistas a restablecer la paz y la seguridad tras la agonía vivida. Una persona en concreto se erigirá como un mediador excelente para tratar de encauzar las hostilidades y poner fin al sufrimiento. Todos aceptarán su liderazgo, por ser considerado un hombre noble y justo, y consentirán que ostente el poder total con vistas a la reconstrucción del mundo. Se trata del anticristo, el anhelado mesías esperado por el “pueblo elegido”, que dará origen a lo que se conoce como el reino de la bestia aquí en la tierra, la gran tribulación de la que habla la tradición cristiana. Toda la disidencia que ose oponerse a los planes de este “pacificador”, será exterminada físicamente, y el resto serán tratados como mero ganado. Los supervivientes serán chipeados, bajo la excusa de garantizar la salud pública y la seguridad, dando así inicio a la era del transhumano, donde lo tecnológico se irá imponiendo poco a poco a lo biológico, por medio de una paulatina intervención de la nanotecnología a nivel del ADN humano. Estamos ante el fin del ser humano tal y como ha sido desde que fuera creado por la inteligencia creadora conforme a la fitrah, para ser sustituido por un conglomerado biológico controlado al 100% por la tecnología. Ese nuevo engendro surgido de la intervención en el genoma humano estará desprovisto de consciencia, y vivirá en una realidad virtual proyectada, al gusto de los amos del mundo, en su cerebro a un nivel neuronal, al estilo de la película “Matrix”.

iran6

“Matrix”, la película clave que hay que desentrañar para descubrir lo que nos tienen preparado en el futuro

¿Cuándo ocurrirá todo esto?

Nosotros creemos que antes de que se desaten las hostilidades a una escala planetaria, la casta parasitaria debe tener asegurado un “nuevo israel” en otra parte del mundo donde poder asentar al “pueblo elegido” tras la hecatombe. El actual foco de conflicto entre EEUU e Irán, relativo a la supuesta agenda nuclear iraní para la obtención de la “bomba”, se irá acentuando. Ya hemos visto como EEUU acaba de mandar una flota de guerra al golfo pérsico, ante lo cual la república islámica de Irán ha respondido que para ellos eso no supone ninguna amenaza, sino tan sólo unos claros objetivos militares a ser barridos por su temible poderío misilístico de alcance corto y medio. El actual estado de Israel no durará en pie ni cinco minutos, si osan tocarle un pelo a los persas, Telaviv, una de las capitales mundiales del orgullo gay (todo un contrasentido para un país que se auto cataloga de “judío”), será pulverizada en lo que dura medio parpadeo. Así que es necesario que antes hayan preparado el  terreno para una nueva usurpación de la tierra, tras la usurpación de la tierra al pueblo semita de los palestinos. En concreto les gusta mucho Cataluña, y pensamos que en esa línea van los esfuerzos de la casta parasitaria en pos de su independencia. ¿No se han preguntado por qué todos los grandes líderes independentistas catalanes son profundamente sionistas? En esa misma línea va también la elección de Pedro Sánchez como inquilino de la Moncloa, tras el pucherazo electoral del 28-A en España, ya que ese personaje sin duda favorecerá la creación de la nueva e incipiente república catalana, uno de los centros donde se establecerá el “nuevo israel” ante la inminencia de la hecatombe nuclear. Otro destino que les gusta mucho es la Patagonia argentina-chilena (busquen ”plan andinia” en google).

iran-misil-aniversario-revolucion222019nota

Para terminar, evidentemente nadie en el pentágono que tenga medio gramo de cordura quiere desencadenar una guerra con Irán, pues saben que, no sólo no se le puede derrotar al país persa, sino que ese conflicto acabará arrastrando, primero a Rusia, y luego a China, a una guerra apocalíptica. Se trata pues de algo inducido por la perniciosa “mente” en pos de la consecución explícita de la hegemonía mundial, tras desbaratar los resortes sobre los que actualmente se erige la cortina de su poder aparente.