EL ENGAÑO DE LAS PCR

Ha habido mucha controversia sobre las afirmaciones de que Kary Mullis, el creador de la tecnología de PCR que se está utilizando ampliamente para probar los llamados ‘casos’ de COVID-19, no creía que la tecnología fuera adecuada para detectar la significativa presencia de un virus.

SEGÚN SU INVENTOR, SE ESTÁ HACIENDO UNA MALA INTERPRETACIÓN DE LA PCR: NO SIRVE PARA DIAGNOSTICAR ENFERMEDAD VIRAL NI TAMPOCO, POR LO TANTO, CAPACIDAD DE CONTAGIO

PCR son las siglas por las que se conoce a la reacción en cadena de la polimerasa, una técnica inventada por el bioquímico norteameticano Kary Mullis en 1985 (Shutterstock)
Quienes hicieron estas afirmaciones fueron atacados y «verificados» (considerados inapropiados por los propagandistas) por los medios de comunicación que afirmaban que los comentarios de Mullis habían sido sacados de contexto.
Entonces, cuando aparece un video en el que Mullis habla sobre la eficacia de la tecnología, vale la pena prestar mucha atención a lo que está diciendo. Murió el año pasado, por lo que es la mejor «verificación de hechos» disponible.
En el video, Mullis habla sobre el SIDA.
Primero se ocupa de una crítica de la audiencia de que la tecnología de PCR se está utilizando incorrectamente [marca de tiempo – 48:40].

No creo que puedas hacer un mal uso de la PCR. Es la interpretación de los resultados lo que puedes hacer mal. Pueden encontrar este virus (VIH) en ti; y con la PCR, si lo haces bien, puedes encontrar casi cualquier cosa en cualquiera».

Mullis no dice explícitamente que la tecnología de PCR no sea adecuada para detectar una presencia significativa de COVID-19. ¿Cómo iba a poder decirlo si murió antes de que COVID saliera a la luz? Pero tal conclusión se puede deducir con seguridad:

Empieza a hacerte creer en el tipo de noción budista de que todo está contenido en todo lo demás. Si puedes amplificar una sola molécula hasta algo que realmente puedas medir –lo que la PCR puede hacer–, entonces hay muy pocas moléculas de las que no tengas al menos una en tu cuerpo».

Luego, Mullis aborda la cuestión de qué debe considerarse significativo, que es el tema central con el uso de las pruebas de PCR.

¿Significan realmente algo los números de ‘casos’ que los gobiernos utilizan en todo el mundo para imponer estados policiales y bloqueos atroces de la población, especialmente en mi estado natal de Victoria?

La respuesta parece ser «NO»:

Eso podría considerarse un uso indebido: afirmar que [una prueba de PCR] es significativa. Te dice algo sobre la naturaleza y lo que hay allí. Probar esa cosa y decir que tiene un significado especial es, creo, el problema. La medida no es exacta; no es tan buena como la medida de las manzanas. Las pruebas se basan en cosas que son invisibles y los resultados se infieren en cierto sentido. Te permite tomar una cantidad minúscula de cualquier cosa y hacerlo medible y luego hablar de ello».

LA SEGUNDA OLA DE «CASOS» ES FALSA, PORQUE NO SE BASA EN ENFERMOS, SINO EN «POSITIVOS» PARA PCR, QUE NO SON DIAGNÓSTICOS DE ENFERMEDAD

https://www.infobae.com/new-resizer/yzNfHwyX2Cga6P6p7tpvA-0rBqA=/768x512/filters:format(jpg):quality(85)/cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/infobae/RXBIFHPN3JCABKL4H6BPFOKSLE.jpg
Mullis también aborda, implícitamente, otra cuestión sobre la incidencia de «casos».
Si el resultado es positivo, y la Administración de Productos Terapéuticos de Australia ha admitido que no saben si esto significa que está infectado o no, ¿está realmente enfermo?

En el pasado, eso es lo que significaba la palabra «casos»: alguien enfermo por una enfermedad.

La posición de Mullis es clara [énfasis agregado – código de tiempo 51:49]:

PCR es solo un proceso que te permite hacer mucho de algo. No te dice que estás enfermo, o que la cosa con la que terminaste te iba a lastimar ni nada por el estilo».

Los comentarios de Mullis no sorprenden a nadie que haya estado prestando atención al comportamiento de las autoridades durante la catástrofe del COVID-19.
La tecnología se basa en amplificar los resultados muchas veces.

Si se amplifican menos de unas 35 veces, nadie dará positivo. Si se amplifican 60 veces, todos darán positivo. El pensamiento defectuoso es bastante obvio.

¿Por qué hay un esfuerzo tan concertado para sofocar a cualquiera que exponga problemas con el uso de la tecnología?

No hay duda de que estos ataques están diseñados para engañar (incluido el uso predecible de esa frase de mala calidad ad hominem ‘teoría de la conspiración’, un truco retórico para insultar a la gente en lugar de abordar sus argumentos).

Mire de cerca la ‘verificación de hechos’. El artículo de Reuters utiliza una mezcla de un argumento de hombre de paja y una pista falsa. Afirma que fue incorrecto afirmar que Mullis dijo que: “Las pruebas de PCR no pueden detectar virus infecciosos libres en absoluto”.

Obviamente, se trata de una tergiversación deliberada destinada a caracterizar erróneamente el argumento de los oponentes y luego «exponerlo» como falso.

Entonces tenemos la pista falsa.
El artículo de Reuters afirma que: «La cita es en realidad de un artículo escrito por John Lauritsen en diciembre de 1996 sobre el VIH y el SIDA, no COVID-19 (aquí)». 
Buen truco. Afirme que sus oponentes se equivocaron en sus fuentes y luego deséchelas debido a su mala investigación.

Es claramente mentira, pero ¿por qué estos medios de comunicación están impulsando tal propaganda?

LAS TÉCNICAS DE LA PROPAGANDA SON CASI INFINITAS. CON LAS REDACCIONES VACÍAS, LOS MEDIOS DEPENDEN DE UNAS CUANTAS AGENCIAS DE PRENSA INTERNACIONALES

https://www.mediterraneodigital.com/images/2020/7/pcr-residencia-ancianos.jpg
De alguna manera, podría decirse que es solo un negocio como de costumbre. Para quienes hemos trabajado en redacciones, especialmente en las secciones de finanzas y negocios, ser objeto de propaganda es tan rutinario como las tazas de café diarias.

Las técnicas son infinitas: mentira absoluta; hechos engañosos, pero verdaderos; medias verdades; verdades a medias; falta de contexto; falta de memoria corporativa; jerga engañosa; estadísticas falsas; presiones por parte de organizaciones de astrofísica; amenazas de acciones legales; amenazas de quejas al editor o propietario; amenazas de eliminar el acceso a fuentes importantes; promesas de obtener el primer acceso a historias importantes; solicitudes sutiles de ayuda por parte de excolegas; y, por supuesto, mis favoritos: almuerzos gratis en restaurantes caros y viajes.

La situación, siempre mala, se ha agravado con la destrucción del modelo de negocio mediático por parte de Facebook y Google, que se han llevado la mitad de los ingresos publicitarios del mundo.

Ha obligado a las redacciones vacías a depender más de fuentes de noticias externas.

Y, como ha señalado Matt Taibbi,

las organizaciones de los principales medios de comunicación, por razones comerciales, ya no están interesadas en «vender una visión de la realidad que perciben como aceptable para un medio amplio» .

En cambio,

siembran deliberadamente la división y solo apelan a nichos. Olvídese de los hechos; incitar al prejuicio es lo primero.

Pero nada de eso explica por qué hay una propaganda tan intensa sobre COVID-19.
El giro sin fin infligido a las organizaciones de medios está claramente relacionado con satisfacer la codicia o mejorar el poder, pero ¿cuál es el motivo aquí?
Es cierto que el sistema de salud de EE. UU. es uno de los ejercicios más lucrativos del mundo, que corrompe la salud en todas partes. La salud representa el 16 por ciento del PIB de EE. UU., que es aproximadamente el doble del nivel, digamos, de Australia o el Reino Unido (países que tienen atención universal).

Ese ocho por ciento adicional equivale a 1,6 billones de dólares en lucro, o alrededor del dos por ciento de la economía mundial, una estafa que hace lagrimear los ojos realizada por compañías farmacéuticas, conglomerados de hospitales, compañías de seguros, abogados, consultores, etc.

Esos buitres intentarán controlar los medios de comunicación para sacar provecho de una vacuna y quién sabe qué más.
Pero solo serán un grupo de jugadores y probablemente no los principales.

La pregunta más importante es quién está financiando las ‘noticias falsas’ de que COVID-19 es una amenaza existencial y cuál es su agenda.

La mayoría de los países se han visto gravemente perjudicados.
Ha resultado en una dictadura médica que ha cerrado a Victoria.

Los burócratas de la salud pueden, absurdamente, tener poderes policiales.

Hay una agenda internacional muy siniestra aquí, pero su esquema es, hasta ahora, solo borroso.

AUTOR: David James, periodista de negocios y finanzas, editor y columnista satírico durante más de 30 años. Tiene un doctorado en Literatura Inglesa y su sitio web es bardbitesback.com.

EXTRAÍDO DE: https://www.clinica-aeromedica.net/ambiente/covid-19-el-engano-de-la-pcr/

https://www.laboratorioti.com/wp-content/uploads/2018/06/haiku_revolucion.jpg

LA CORONA ES EL VIRUS
https://www.ivoox.com/105-nuevo-desorden-mundial-la-corona-es-el-audios-mp3_rf_49627738_1.html

Asesinos de las mascarillas

https://imagenes.20minutos.es/files/og_thumbnail/uploads/imagenes/2020/04/05/una-mujer-lleva-mascarilla-en-el-autobus.jpeg

¿El requisito de llevar mascarillas en público para evitar la propagación del coronavirus podría hacer más daño que bien a la salud de las personas?

Un neurocirujano retirado asegura que sí, apuntando a estudios que encontraron que usar mascarillas por períodos prolongados puede causar serios efectos secundarios.

En un artículo publicado por Technocracy News, el Dr. Russell Blaylock escribió que los efectos secundarios del uso prolongado de una máscara facial “pueden variar desde dolores de cabeza, a una mayor resistencia de las vías respiratorias, a la acumulación de dióxido de carbono, a la hipoxia, hasta complicaciones graves que amenazan la vida”.

Los efectos secundarios difieren entre las máscaras quirúrgicas de tela o papel y las máscaras de respiración N95 porque la N95, al ser un filtro más eficaz, también limita la respiración en mayor grado, y por lo tanto se asocia más comúnmente con los dolores de cabeza, informó Blaylock

Destacó un estudio de 212 trabajadores de la salud a los que se les pidió que informaran sobre la presencia de dolores de cabeza mientras usaban la máscara N95, incluyendo la duración del dolor de cabeza, el tipo de dolor de cabeza y si la persona tenía dolores de cabeza preexistentes. El estudio determinó que alrededor de un tercio de los trabajadores desarrollaron dolores de cabeza al usar la máscara N95, la mayoría tenía dolores de cabeza preexistentes que empeoraban con el uso de la máscara, y alrededor de tres de cada cinco necesitaban medicación para el dolor para aliviar el dolor de cabeza.

Y aunque las tiras apretadas o la presión de la máscara se consideraron como causas potenciales, las pruebas señalaron que los dolores de cabeza eran causados por la reducción de la oxigenación de la sangre, o un aumento del dióxido de carbono en la sangre.

“Se sabe que la máscara N95, si se usa durante horas, puede reducir la oxigenación de la sangre hasta en un 20%”, escribió Blaylock. Esto, dijo, “puede llevar a una pérdida de conciencia, como le sucedió al desafortunado compañero que conducía solo en su coche con una máscara N95, causando que se desmayara, y que chocara su coche y sufriera lesiones. Estoy seguro de que tenemos varios casos de personas mayores o de cualquier persona con una función pulmonar deficiente que se desmayan y se golpean la cabeza. Esto, por supuesto, puede llevar a la muerte”.

Un estudio más reciente de 159 trabajadores de la salud entre 21 y 35 años de edad encontró que el 81% desarrolló dolores de cabeza por el uso de máscaras faciales, hasta el nivel en que su desempeño laboral se vio afectado.

Y un tercer estudio midió el oxígeno en la sangre de 53 cirujanos usando un oxímetro antes y después de la cirugía.+

https://thumbs.dreamstime.com/b/mascarillas-de-la-mujer-que-llevan-y-del-hijo-43561856.jpg

“Los investigadores encontraron que la mascarilla redujo los niveles de oxígeno en la sangre (pa02) significativamente. Cuanto más tiempo se use la máscara, mayor será la caída de los niveles de oxígeno en la sangre”, escribió Blaylock.

El potencial de las mascarillas para reducir los niveles de oxígeno en el portador es importante no sólo porque esto puede llevar a un desmayo, sino también porque los niveles de oxígeno más bajos se han relacionado con la reducción de la inmunidad natural.

“En esencia, la máscara puede muy bien ponerle en un mayor riesgo de infecciones, y si es así, tener un resultado mucho peor”, escribió Blaylock.

Poco se sabe definitivamente sobre la eficacia del uso de las máscaras para controlar la propagación de COVID-19 porque aún no se han realizado estudios específicos sobre el coronavirus y el uso de las máscaras.

Desde el comienzo de la pandemia se ha asumido que el coronavirus se comporta como otros virus respiratorios tanto en términos de propagación como de síntomas. Sin embargo, el Dr. Blaylock señala un estudio de 2012 titulado “El uso de máscaras y respiradores para prevenir la transmisión de la gripe: Una revisión sistemática de la evidencia científica”, que examinó 17 de los mejores estudios en el campo y concluyó: “Ninguno de los estudios estableció una relación concluyente entre el uso de máscaras y respiradores y la protección contra la infección de la gripe”.

https://babygest.com/es/wp-content/uploads/2015/02/sintomas-comunes-de-embarazo-670x285.png

También destaca que tanto el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) como la Organización Mundial de la Salud recomendaron inicialmente que sólo los que ya se sabe que están infectados con el coronavirus deben usar una máscara, para limitar la propagación a otros, una política que se considera una buena práctica también en otras enfermedades.

“Cuando una persona tiene tuberculosis, le hacemos llevar una máscara, no toda la comunidad de no infectados”, escribió Blaylock. “Las recomendaciones de CDC y la OMS [de que todo el mundo se ponga una mascarilla] no se basan en ningún estudio sobre este virus y nunca se han utilizado para contener ninguna otra pandemia o epidemia de virus en la historia”.

El consejo actual que se da en el sitio web de la OMS sigue siendo no usar máscaras a menos que se tenga el virus y se corra el riesgo de infectar a otros, o de cuidar a los que puedan estar infectados con el coronavirus.

Un vídeo informativo de la OMS titulado “¿Puede el uso de una máscara protegerte contra el coronavirus?”, aconseja: “Las máscaras médicas no pueden proteger contra el nuevo coronavirus cuando se usan solas. Cuando se usan, deben combinarse con la higiene de las manos y otras medidas preventivas”.

“La OMS sólo recomienda el uso de mascarillas en casos específicos”, continúa el video. “Si tiene tos, fiebre y dificultad para respirar, debe usar una máscara y buscar atención médica. Si no tiene estos síntomas, no tiene que usar máscaras porque no hay pruebas de que protejan a las personas que no están enfermas”.

GOBIERNO ASESINO

¡Gobierno, asesino!”, el grito que quiso evitar Pedro Sánchez

La ausencia del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el funeral organizado por la Conferencia Episcopal Española para recordar a las víctimas del Covid-19, es uno de los mayores actos de desprecio que se recuerdan a los fallecidos de la tragedia sanitaria más importante que ha sufrido España. Así de claro y de sencillo.

No era una cuestión de religión, daba igual quien lo organizara, sino de respeto, de humanidad, de empatía emocional con quien tanto ha sufrido por esta pandemia. Pero para este presidente, que todo tiene una lectura en términos de márketing, de propaganda, de control de los riesgos hacia su imagen, era muy peligroso salir a la calle y tener que escuchar lo que estaba claro que iba a oir.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con el de Portugal,

Pero gobernar no es solo estar encerrado y protegido tras los muros de la Moncloa, controlando las ruedas de prensa y las preguntas de los periodistas, o sencillamente no dar la cara como hizo el Gobierno en el último consejo de ministros. O lo que es peor, sometiendo a la población española, confinada en sus domicilios, al Aló presidente de cada fin de semana.

Gobernar es aguantar que te critiquen, que te griten por la calle, que cuestionen lo que has hecho, y mucho más si tú gestión, negligente y responsable, se ha traducido en más de 28.000 muertos, o 40.000 como dicen los registros civiles de defunciones. Qué se lo pregunten a Aznar tras el 11-M o a Rajoy con el ébola, un perro muerto y 22 manifestaciones.

Pero, aunque desapareciera del mapa español y se fuera a Portugal, la gente no olvida, y cuando finalizó el funeral, el pueblo alzó la voz en la explanada de la Catedral de La Almudena: “¡Gobierno, asesino!”, “Justicia”, “¿Dónde están los muertos?“. Se esconda donde se esconda, vaya donde vaya, este grito pidiendo justicia le acompañará, a él y a Pablo Iglesias, durante toda su vida política.

 

Transparencia nula

La suspensión del Portal de Transparencia llega al Congreso de los Diputados

El diputado del PNV Mikel Legarda criticó ayer en la sesión de control al Gobierno que la transparencia haya estado ‘confinada’ durante el estado de alarma. El Portal no volvió a la normalidad hasta el 1 de junio.

“¿Por qué ha estado confinada la transparencia?”, preguntó ayer el diputado Mikel Legarda (PNV) al ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, en la sesión de control al Gobierno. “Este Gobierno ha velado por los derechos fundamentales de los ciudadanos”, respondió Campo, quien insistió el “esfuerzo enorme” del Ejecutivo para comparecer ante el Congreso y la opinión pública.

Más allá de esas comparecencias, la realidad es que el Portal de Transparencia —el canal que tiene el ciudadano para pedir información al Gobierno y, en muchos casos, reclamar una respuesta— ha estado suspendido ‘de facto’ durante el estado de alarma, lo que ha supuesto en gran medida una paralización del derecho a saber.

Como explicamos en Newtral, la suspensión de los plazos administrativos el 14 de marzo afectó de lleno a las solicitudes de información pública. Y aunque poco después el Gobierno abrió la puerta a que las administraciones pudieran continuar con algunos de los procedimientos suspendidos, la administración central, en términos generales, no hizo uso de esa posibilidad. Según los datos remitidos por el Ministerio de Política Territorial y Función Pública, entre mediados de marzo y finales de abril se acumularon más de 800 peticiones. La tramitación de las solicitudes recibidas durante el estado de alarma, independientemente de la fecha, no comenzó oficialmente hasta el 1 de junio, cuando el Portal de Transparencia volvió a funcionar con normalidad.

[Desescalada en Transparencia: ¿qué ha pasado con el acceso a la información durante el estado de alarma?]

https://est.zetaestaticos.com/cordoba/img/noticias/1/347/1347029_1.jpg

“Creemos que el Gobierno no ha respetado el derecho ciudadano a saber y a preguntar, y la correlativa obligación del Gobierno a responder. Un derecho que enlaza con el principio democrático, con el derecho a la participación en los asuntos públicos, con el derecho a recibir información veraz, y en definitiva, con el principio de rendición de cuentas”, continuaba Legarda.

Desde el Consejo de Transparencia y Buen Gobierno, el organismo que vela por el acceso a la información pública, lamentaban la decisión del Consejo respecto al Portal. “Solo nos han llegado dos casos que estamos tramitando y que han llegado porque, pese al cierre del Portal de Transparencia, se ha hecho una excepción por la COVID-19. Eso es una prueba de que la Administración está siendo muy rigurosa con la interpretación de las excepciones”, explicaban a Newtral.es.

https://i.ytimg.com/vi/ap11kI7zIUA/maxresdefault.jpg

Reclamaciones recurrentes

“Consideramos que se protege a la ciudadanía dándole la información que necesita, no negándosela. La crisis sanitaria no es una crisis de transparencia”, concluía el diputado vasco en el Congreso.

La del miércoles no es la primera reclamación de transparencia en la gestión de la crisis del coronavirus que ha recibido el Gobierno en estos meses. A mediados de abril, un informe de la Junta Consultiva de Contratación Pública del Estado, dependiente del Ministerio de Hacienda, concluía que el apagón informativo en cuanto a los contratos públicos para suministros y material médico en el marco a la pandemia era contrario a la ley, como publicaba El Confidencial.

https://www.vozpopuli.com/2018/06/08/gritos/nuevas-ministras-Gobierno-Espana_1143195675_11515381_1020x598.jpg

Otra de las principales demandas de transparencia durante el estado de alarma es la referida a los expertos que han asesorado al Gobierno. La falta de claridad en estos meses ha supuesto que sea difícil saber con certeza cuántos comités de expertos hay, quiénes son sus miembros, cuándo se reúnen o qué peso tienen sus opiniones en las decisiones.

[¿Un comité de expertos transparente? Lo que sabemos y lo que deberíamos saber]

Helen Darbishire, directora de Access Info, apuntaba a la necesidad de transparencia para que la sociedad pueda confiar en sus representantes: “Tenemos que saber exactamente qué datos se utilizaron para tomar cualquier decisión y qué personas contribuyeron a la toma de la decisión, aunque al final sea una decisión política”. Sin embargo, seguimos sin saber los nombres de quienes contribuyen a decidir los cambios de fase, a pesar de que la Ley de Salud Pública lo exigiría.